Páginas vistas en total

domingo, 30 de diciembre de 2012

Hola, holaaaa!

Hace mucho tiempo quería haber dado  este  paso!. Todos/as no tenemos tiempo para hacer las cosas que verdaderamente nos gustan, y puede que algunas de ellas nos lleven unos minutillos, por ejemplo saborear una chocolatina o un pastelillo, a que si lo pensamos un poco parece tonto, pues eso es lo que me dí cuenta lo tonta que era y tiene que pasarte algo verdaderamente gordo, gordo para decir se acabó!. Sé más egoísta y disfruta. ¿Cómo podemos disfrutar?, ese sería el paso siguiente, porque una vez que das el paso tienes que empezar a andar, pues muy sencillo puedes disfrutar de una manera muy sencilla y barata o si podemos permitírnoslo de otro modo más elaborado, que no siempre tiene que ser caro. Teniendo esta idea y sobre todo sintiendo que todos los días me faltaba algo, me decidí a cumplir mis obligaciones, de madre, esposa, hija, nuera, trabajadora, compañera, etc  pero también a sentirme persona y que se me considerara.

Mandamientos:
1. No pienses, disfruta.
Conclusión: te sentirás viva.

2. Sé tu mismo/a
Conclusión: el mundo está ahí pero tu has conseguido tener tu lugar.

3. Haz una escapada, en compañía o sin ella.
Conclusión: cuanto antes lo hagas, te sentirás mejor y los demás en el futuro también lo apreciarán.

Vivo en un pueblo de Valencia, y cuando salgo de mi comunidad y viajo, me doy cuenta de lo mucho que tengo en ella, tengo esos rayitos de sol que calientan mi ánimo y mi carácter por las mañanas, tengo una variedad de gastronomía que  muchos países nos envidian, con ese jamoncito, o aceite en mis tostadas o zumo de naranja, uhhhmmmm!, el arte de tapear es inigualable o la marcha de la noche valenciana y ni que decir de los diseñadores que tenemos, que combinan a la perfección colores con cortes de trajes estupendos o el diseño de los zapatos (somos lo más en el mercado americano actualmente); los paisajes de mi comunidad son únicos porque tengo playa y  montaña, además de pequeñas dunas o bosques, y las fragancias que hacemos con las plantas aromáticas que cultivamos; por lo tanto tengo para disfrutar diariamente de tantas cosas tan pequeñas que me dan tanta dicha o tan estupendas que las puedo tener y descubrir en un pueblecito encantador de mi comunidad como en la capital, pero lo importante es que pare, me tome mi tiempo y lo disfrute.

¿Lo intentas?

P.D.: Tres veces a la semana publicaré entradas en este blog, lo que os aseguro es que todo lo que ponga me tiene que gustar, me haga sentir bien, no me tiene que dejar indiferente y en su mayoría será de la Comunidad Valenciana.

A mediados de enero comenzaré a subir entradas en el blog, con muchas cosas y experiencias que os puedan interesar. Hoy he creado este blog,con mucha ilusión, colgaré vídeos, fotos u otro material que os sirva para encontrar lo que os comente y de verdad os doy las gracias porque intentéis disfrutar de los pequeños placeres que nos dá la vida
           

6 comentarios:

  1. A mediados de enero comenzaré a subir entradas en el blog, con muchas cosas y experiencias que os puedan interesar. Hoy he creado este blog,con mucha ilusión, colgaré vídeos, fotos u otro material que os sirva para encontrar lo que os comente y de verdad os doy las gracias porque intentéis disfrutar de los pequeños placeres que nos dá la vida.

    ResponderEliminar
  2. ánimo por la iniciativa y estaremos pendientes de tus sugerencias y aportaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por apoyarme y espero no defraudarte, cualquier sugerencia y crítica será bien atendida, un abrazo!.

      Eliminar
  3. Gracias, Carmela, por hacernos participes de tus vivencias, personalmente pienso que es un gesto de generosidad por tu parte, y demuestra la gran sensibilidad que posees.
    besitos!

    ResponderEliminar
  4. Buena tardes Carmela, soy Jorge. Con tu permiso voy a dejar en tu espacio un pedacito de mi.
    Estas sinceras palabras no son mías pero cuando llegaron a mi, me hicieron plantearme muchas cosas.


    La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y temperamentos más reducidos, carreteras más anchas y puntos de vista más estrechos. Gastamos mas pero tenemos menos, compramos mas pero disfrutamos menos. Tenemos casas más grandes y familias más chicas, mayores comodidades y menos tiempo. Tenemos más grados académicos pero menos sentido común, mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio, mas expertos pero más problemas, mejor medicina pero menor bienestar.


    Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado, reímos muy poco, manejamos muy rápido, nos enojamos demasiado, nos desvelamos demasiado, amanecemos cansados, leemos muy poco, vemos demasiado televisión y oramos muy rara vez.

    Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores. Hablamos demasiado, amamos demasiado poco y odiamos muy frecuentemente.

    Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir. Añadimos años a nuestras vidas, no vida a nuestros años. Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino. Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior. Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores.



    Hemos limpiado el aire, pero contaminamos nuestra alma. Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos mas pero aprendemos menos. Planeamos mas pero logramos menos. Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar. Producimos computadoras que pueden procesar mayor información y difundirla, pero nos comunicamos cada vez menos y menos.





    Estos son tiempos de comidas rápidas y digestión lenta, de hombres de gran talla y cortedad de carácter, de enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales. Hoy en día hay dos ingresos pero más divorcios, casas más lujosas pero hogares rotos. Son tiempos de viajes rápidos, pañales desechables, moral descartable, acostones de una noche, cuerpos obesos, y píldoras que hacen todo, desde alegrar y apaciguar, hasta matar. Son tiempos en que hay mucho en el escaparate y muy poco en la bodega. Tiempos en que la tecnología puede hacerte llegar esta carta, y en que tu puedes elegir compartir estas reflexiones o simplemente borrarlas. Acuérdate de pasar algún tiempo con tus seres queridos porque ellos no estarán aquí siempre.





    Acuérdate de ser amable con quien ahora te admira, porque esa personita crecerá muy pronto y se alejará de ti.





    Acuérdate de abrazar a quien tienes cerca porque ese es el único tesoro que puedes dar con el corazón, sin que te cueste ni un centavo.





    Acuérdate de decir te amo a tu pareja y a tus seres queridos, pero sobre todo dilo sinceramente. Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma.





    Acuérdate de tomarte de la mano con tu ser querido y atesorar ese momento, porque un día esa persona ya no estará contigo.





    Date tiempo para amar y para conversar, y comparte tus más preciadas ideas. Y siempre recuerda:





    La vida no se mide por el número de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.




    George Carlín.






    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge, cuantas veces he leido lo que tan amablemente has puesto. Aunque te diga que tienes toda la razón y que sabias las palabras de George Carlín, lo importante es que no vivímos, sino que sobrevivimos. No sabes la alegría que me ha dado encontrar un alma gemela y te invito a que si quieres te pongas en contacto conmigo o bien por face: Carmela Sánchez Rodríguez o por e-mail: carmela.sanchezrodriguez@gmail.com
      Te deseo que la vida te envuelva y que nos aportes a todos ese brillo que destaca tu personalidad y tu actitud ante la vida.

      Eliminar

En este enlace podéis dejar aquí vuestros comentarios.