Páginas vistas en total

domingo, 6 de diciembre de 2015

MIGUEL CASTILLO OÑATE Y LA PINTURA LLEVADA AL ÁMBITO DE LOS SENTIDOS



Algunas veces me siento fatal y me estreso, no me doy cuenta de nada y me agobio de todo… Entonces parto hacia mi lugar.

Cuando conocí la obra del pintor Miguel Castillo Oñate, me impresionó y cada vez me es más raro que algo no me deje indiferente, por este motivo hago caso a todos los que me habéis pedido un post sobre sugerencias en arte y he empezado por la pintura.
Miguel Castillo posee obra en colecciones privadas de España, EEUU, Rusia, Francia, Italia, Alemania, Argentina y Portugal. Tiene magia cuando auna el color con sus formas y elementos naturales. Cuando contemplo su obra no sé qué es lo que más me gusta, la invitación a la contemplación o porque hay una explosión de ideas, de mensajes, de formas que engañan o no, a nuestra mirada.


El Pintor Miguel Castillo Oñate

Me comenta Miguel:  
Pinto desde niño como una necesidad vital. Es algo que me surge de una manera natural, a la par que todos los instintos que tenemos al despertar en esta vida. Al mismo tiempo que nace el lenguaje oral y los sentidos, también la necesidad de comunicarte por medio de la creación plástica para ofrecer tu visión del mundo a los otros. El artista se beneficia de la práctica creativa al igual que el amante del arte porque los dos se sumergen en un estado onírico y de recogimiento que posibilita un estado de reflexión y de goce ante la obra de arte. 

¿Dónde podemos encontrar tu obra?

Mi obra puede verse en:


Galeria Thema.  Plaza de América. 4  Valencia

Háblanos sobre tu trabajo:
En este momento, mi trabajo se mueve entre la Abstracción y la Figuración, sin que el reconocimiento de las partes por separado me pueda llevar a una definición que encuadre la totalidad del mismo. Quiero proyectar una forma posible, (que no real) enfrentando la memoria y el subconsciente al unísono, esto es, potenciando la asociación de ideas en la contemplación.


Después de una copa de vino: Hay algo que te quería contar, pero sin prisa… Allí hay un banquito junto al árbol, junto a la brisa.


¿Cuál es el inicio de partida?
La fenomenología de partida me lleva a olvidar lo aprendido en pos de una nueva realidad subyacente. Es una aventura, algunas formas y elementos naturales que se reconocen dentro del “paisaje” están fragmentadas y compuestas aleatoriamente con total libertad, tanto estilísticamente como en el uso del color sin llegar a ser totalmente figurativas o abstractas. La mente racional se esfuerza por identificar objetos conocidos dentro del cuadro en un intento de entender lo presentado ante los ojos ,. de este modo, buscamos una seguridad perceptiva, es la clave; Un patrón determinado que contextualiza lo vivido ante lo aproximado. Es un campo de pruebas y el discurso debe ser completado por el propio espectador.



El encuentro es casual! Aunque lo buscaba hace tiempo y venía de lejos con el plano en la mano…

¿Por qué te dejas llevar?
En el comienzo de la obra me dejo llevar por la intuición, si bien tengo algunos conceptos de base e incluyo elementos de la naturaleza, siempre inventados o sugeridos, no parto de una idea elaborada con antelación. 

Eres bello, objeto: por tu falta de esmero y pretensiones te sientes animado a vivir sin dar respuestas , sin pedirlas. 

¿Cómo acometes tus obras?
Empiezo coloreando (con pintura muy diluida) directamente sobre la superficie y espero que la mancha me sorprenda, que sea un punto de partida con el que poder trabajar…




Una casa, una montaña, el cielo, el mar, las nubes a vista de pájaro y la hoguera encendida.


¿Cuál es el paso de lo formal a lo emocional?
Paulatinamente, aparecen la intención, lo aprendido y lo mecánico, elementos que se imponen a medida que la obra avanza. Luego, en algún momento después de una pausa, trato de contrarrestar este formalismo atendiendo a otros parámetros que me permitan migrar hacia estadios diferentes, mas relacionados con el subconsciente la memoria y la intuición.



Tiempo por delante: para caminar, para sentir el viento en la cara y los pies en el agua clara.


¿Y al final...?
Al incluir todos estos factores complementarios dentro del mismo cuadro busco un resultado de “sinergia” que vehicule la afectación sensorial, (propia de la contemplación de los aspectos formales) única en cada persona, hacia la proposición de hacer recordar… La búsqueda de “algo” que ya existe dentro de nuestro propio imaginario.




Todos los colores, todos los trazos, formas de ser y sentir caben en el mismo espacio…Sin límites ni fronteras las diferencias enriquecen la globalidad.




Soy parte de todo, de la explosión, del recorrido, de la espera…Mucho antes de opinar, antes de juzgar.



Las Olas se desvanecen entre el muro apretado de los recuerdos…Hay un valle entre tú y yo.

Actualmente su obra se expone en Nando Argüelles Art Projects Gallery en c/ Ribera de Marlín, Sotogrande, Cádiz, hata el 31 de enero de 2016.


Post realizado por  Carmela Sánchez Rodríguez. 
Fotos e imágines cedidas y autorizadas por Miguel Castillo Oñate
http://lavidapasaperoyonopasolavivo.es

1 comentario:

  1. Me gusta mucho cómo utiliza los colores;sobre todo los azules.Parece que hay dos mundos en cada cuadro.El que representa y el que se esconde detrás,como una separación del sueño y la realidad.Excelente entrevista Carmela.

    ResponderEliminar

En este enlace podéis dejar aquí vuestros comentarios.