Páginas vistas en total

domingo, 1 de febrero de 2015

BAJO LA SOMBRILLA DE LOLA, EL HUMOR LA MEJOR MEDICINA PARA VENCER AL CÁNCER.


Estoy contenta porque gracias a vuestro apoyo, este blog ha alcanzado las 50.000 visitas y quería hacer un post diferente que aportara cariño y consuelo a personas que están intentando ganar la batalla al cáncer y de la manera más fortuita, lo encontré.  

La vida, por simple coincidencia, nos presenta a personas como Cristina Tamarit, una mujer que ha hecho frente al cáncer con la mejor medicina: El humor. Es un post, como decimos en España, directo y sin medias tintas, expuesto tal cual ha autorizado Cristina; quiere transmitir su experiencia no solo con sus palabras...

"Bajo la sombrilla de Lola", me comenta Cristina: Te puedo asegurar que mi libro no hace sufrir a nadie, al contrario te llena de vida y de esperanza.

Los lectores se han reído a carcajadas con este libro, sonreído, llorado, reflexionado, han vibrado con él. He querido destacar la amistad, la familia, el amor, transmitiendo un espíritu libre, con sentido del humor y luchador.



Escribí " Bajo la sombrilla de Lola" porque sentí la necesidad de liberar los miedos ante la enfermedad del cáncer. Porque me crucé con muchos en mi misma situación, y sus ojos me hablaban de su sufrimiento, de su esperanza.

Porque quise luchar ante este dolor de la mejor forma que se, con sentido del humor, positivismo y mucho amor.

Porque con mi libro quiero ayudar a muchos a salir de esta enfermedad. Sentí la necesidad de hacerlo, de comunicar lo que había aprendido para vencerla.




El día que me dijeron que tenía cáncer, mi alma se alejó de aquellas palabras, hablaron de que me iban a extirpar la epiglotis y parte de la laringe.

Yo no entendía cómo iba a poder respirar y comer ya que la epiglotis es un pequeño músculo que se cierra cuando comemos para que nada pase a los pulmones.

Mi operación duró diez horas. Me pasé dos meses en el hospital sin dormir, con la sensación de ahogo cada 15 minutos. Conectada a máquinas para comer. Perdí 20 kilos.




 Tuve que aprender a comer de nuevo sin epiglotis, ejercitando los músculos del cuello y a hablar.
Hoy como prácticamente de todo, hay cosas que me siguen provocando tos como el chocolate con lo que me gustaba, lo sigo comiendo de vez en cuando.

Cuando salí del hospital me quedaba un mes y medio de radioterapia todavía. Luego  el logopeda me enseñó a deglutir mejor y hablar.
 
He logrado comer como te he comentado, he logrado hablar aunque mi parte izquierda está tan atrofiada por las heridas y la radioterapia que no me permite tener mucho volumen y mi voz suena afónica pero se me entiende.

Soy profesora de inglés y de francés, y mi arma de trabajo es la voz, fue duro despedirme de dar clases ya que amo mi trabajo pero sigo en el campo de la enseñanza pero desde otra faceta.

¡HOY EN DÍA PUEDES VERME COMO ESTOY!

Sin embargo mi alma se negaba a quedarse en aquel cuerpo y vagaba libre creando sueños e ilusiones.




Como ya te comenté lo que me motivó a escribir "Bajo la sombrilla de Lola" fue la necesidad de ayudar, de compartir mi experiencia, de llenar de esperanza.

Poner una parte de mí en la novela para dar alegría, buen humor y entretener a las personas que la lean.

Las personas que lo han leído, todas coinciden en que es muy entretenida, agradable de leer, incluso cuando se habla de la enfermedad está hecha desde un enfoque sensible y emotivo pero mezclado con pinceladas de humor

"Bajo la sombrilla de Lola" es la historia de una mujer alegre, divorciada y con cuatro hijos. De repente, su vida se ve truncada por el diagnóstico de un cáncer. Esto hace que Lola viaje hacia algunos recuerdos de su pasado, contados de un modo muy divertido y a la vez emotivo, los cuales la conducen a un futuro muy esperanzador.

 ¡Me gusta escribir! Así que "me decidí" a escribirla nada más salir del hospital.




Cristina, el mundo existe porque hay personas como tú que vuelcan la ansiedad, los miedos, la angustia en la asertividad, en hacer frente a la enfermedad, en ver la vida de otra manera, a saber valorar las cosas y lo más importante, al ser humano. Gracias de verdad por haber comentado desde la sinceridad tu experiencia y por dejarnos un libro entretenido, escrito con sencillez, de lectura rápida y amena, que da fuerza y valor, es un libro de amor a la vida.

Os invito a la presentación de Bajo la sombrilla de Lola, en La Dioseta, el 5 de febrero, 19:30 en C/ Padre Salvador, 14 en Albalat dels Sorells.

Podéis encontrar "Bajo la sombrilla de Lola" en:

Formato Digital en la Casa del Libro y el Corte Inglés, en la Editorial Artgerust en papel y en formato digital, y la semana que viene en Amazon.


Mi recuperación fue un día a día, más que un día a día cada segundo contaba, cada momento, cada logro era muy importante para mí.

¡He visto en el hospital mucha gente sufrir, y hay que ayudar a quitar dolor!


Post de Carmela Sánchez Rodríguez.
Fotografías cedidas por Cristina Tamarit Escritora.


5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Necesitamos dosis de esperanza y de ilusión!!!

      Eliminar
  2. Siempre he dicho que la risa es la mejor medicina. Muy bien escrito y contado Carmela. Historias así hacen falta para enfrentarse a lo peor de nuestra vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina es una superviviente nata y una luchadora, hay que aprender de su ejempo.

      Eliminar
  3. Me estoy acabando la novela. Puedo decir que me ha enganchado, la he llevado conmigo a todas partes, en el metro, en el sofá, en la puerta del colegio. Me está encantando y espero que no se lo piense mucho y siga publicando con esta misma calidad nuevas historias.

    En este caso estamos ante una situación muy difícil que nos abre los ojos ante cómo tomarnos la vida, como aprovecharla, exprimirla, un canto a la vida precioso.

    Felicidades.

    ResponderEliminar

En este enlace podéis dejar aquí vuestros comentarios.